RESONANTE INIQUIDAD

Criatura usual.

Esa monada corrompida por la ignonimia. Esa ricura contagiada de vileza. Ese zalamero libre de honradez. Esta espectacular discreción de ternura.

Parece que mi ralea progresa hacia la demolición de cualquier aspiración ajena. Modestos, les molesta la ambición nutrida de anhelo que estimula la perfección, el remate final. Pre-diseñados (simples bocetos) para destruir cualquier modelo semejante a la culminación, que ha de conformarse con su común insignificancia humana.

Qué incómoda resulta la irregularidad. Qué deleitoso el acto de arruinar codicias extrañas.

En ocasiones, echo de menos más egocentrismo.

Voy a liberarme del pensamiento cobarde. Claramente, garantizo que estoy encaprichada de una sociedad egocéntrica. El exceso de sabiduría imaginaria no me deja contemplar los verdaderos e innegables designios infantiles que ocultáis machacando el egocentrismo que os delimita.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s